Es muy importante es realizar pesca con devolución ya que de eso depende que podamos seguir pescando cantidad y calidad a lo largo de los años. Recuerdo cuando tenía 10 o 12 años iba a pescar con mi padre a la vieja asociación de pesca, dentro del puerto, y las pescas ahí eran bagre-bagre-bagre y uno a lo lejos sacaba una boga, para después volver a los bagres…  Escuchaba historias sobre épocas anteriores se pescaba dorado y surubí desde la costanera, cosa que era impensada por esos días.  Esta situación me alejo un tiempo de la pesca, ya que pescar solo bagres me desilusionaba constantemente.

No hace mucho caminando por la costanera del parque de los niños veía como salían dorados y no podía creerlo. Esta situación desconocida por mí por no estar informado sobre la pesca actual, me arrastro nuevamente a esta hermosa pasión que nunca debería haber dejado, pero me gusta pensar que fue como “un recreo que le di al rio”.

 

El porqué de la pesca con devolución

Con sacrificar dos o tres bagres o una boga para usar de carnada no sucederá nada ni con los 200 pescadores que estamos en el lugar tampoco. Pero el problema es que de las 200 cañas que hay en el lugar, queden 600 bagres tirados en el piso o 50 dorados muertos solamente para que la gente pase y vea “lo que sacamos”. La pesca deportiva es otra cosa.

Dejando de lado lo que la pesca representa en cuanto a la camaradería, amistad. La pesca deportiva es primeramente saber cómo presentar el engaño, ya sea artificial o carnada natural, y una vez engañado el pez, luchar con el mismo hasta vencerlo, una vez logrado esto, si no se va a consumir ya sea como carnada o a la parrilla DEBEMOS devolver la pieza sacada por más pequeña que sea para que otro pescador, o porque no nosotros mismos, poder pescarla nuevamente con varios gramos más.

Por lo tanto, es muy importante ser consientes sobre nuestra manera de pescar, respetando vedas, cuotas y tamaños mínimos para que no suceda como ya ha ocurrido en algunas lagunas que quedan vacías de peces. Por ejemplo, y aunque no haya un reglamento que cumplir, pescar a conciencia. Todo esto lo escribo sabiendo la existencia de los furtivos, que cuelan lagunas impunemente, otros que pasan redes en los ríos o los barquitos amarillos que pescan en zonas que no deberían hacerlo en el mar, pero ese es otro tema, esos son delitos y por suerte la pesca deportiva no, pero debemos aportar nuestro granito de arena.

 

Es bueno hablar sobre la devolución de lo que pescamos

Hace un tiempo en un grupo de amigos pescadores surgió una discusión sobre porque había que devolver los dorados y los bagres no. Unos decíamos que si eran para usar de carnada estaba bien, y otros decían que había que devolver todo y pescar con artificiales. Pienso que si se va a usar como carnada no está mal usar algún bagrecito, pero no entiendo la gente que pesca un bagre y lo deja en el suelo solamente para verlo saltar hasta morir al pez que pescaron.

En resumen, pesque, disfrute y devuelva para volver a pescar. Un pez afuera del agua no solamente no puede volver a ser pescado, sino que tampoco se reproduce.

En la situación de pescar o sacar pescado, me inclino eternamente por la primera.